jueves, 20 de abril de 2017

BAÑOS EN GOLD-FILLED: Brillo y calidad para tus herrajes


Somos fanáticas de la bisutería y nos encantan los collares con dijes grandes, las pulseras con pequeños herrajes llenos de estilo y las cadenas de diferentes formas y tamaños. Todos estos productos pasan por un proceso de baño en oro gold-filled que hacen que su calidad y durabilidad sean superiores.


Es común que en el momento en que vamos a comprar un accesorio terminado o los insumos para hacerlo, el asesor comercial nos comente que el producto es en oro gold-filled. Este es el primer error en el que caemos y que crea confusión. Los herrajes y cadenas están fabricados en materiales como bronce, latón o zamack, es decir que están en crudo, y son bañados en oro gold-filled posteriormente para aportarles brillo y calidad.

Este proceso consiste en depositar una capa delgada de oro sobre la superficie de otro metal, mediante un baño electrónico (baño por conducción de energía), seguido de la aplicación de una laca cataforética que impide el contacto del metal con la humedad y el oxígeno, evitando así que se deteriore rápidamente.
El gold-filled se construye en dos o tres capas y legalmente debe contener entre un 5% o 1/20 de oro por peso. Este 5% se describe en los quilates de la aleación de oro. La mayoría del gold-filled es 12 K o 14 K. 


Los baños de los insumos que encuentras en Variedades y Fantasías Carol, se realizan en el territorio nacional y cuentan con una alta calidad para que tus accesorios luzcan su mejor brillo.


Atrévete a trabajar con estos productos bañados y elige el color que más te guste entre el dorado, plateado y champagna.